Por José María Garrido Juango

0 Comentarios

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Artículo anterior
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Artículo siguiente

A estas alturas no voy a decir que el salario que pagas a tus directivos y mandos no sea importante. Sin duda debes ser básicamente racional y razonable, y tener en cuenta tanto la equidad externa, es decir, cómo está el mercado de tu sector y zona de actividad para los diferentes puestos, como la equidad interna, es decir, compensar económicamente de acuerdo con valor que cada puesto y persona aporta a los objetivos de la empresa.

Pero una vez que hayas estructurado y establecido un sistema salarial coherente y con sentido, la cuantía y la forma de realizar las compensaciones debe de dejar de ser un factor de preocupación porque eso no hará que tu empresa llegue a ser realmente brillante.

¿Y por qué esto es así? Bueno, es la consecuencia del principio de primero QUIÉN y después QUÉ: no se trata de CÓMO pagas a tus equipos, sino de A QUIÉN tienes en tu equipo, y al cuál debes pagar.

Si tienes gente realmente buena y comprometida en tu empresa, ellos y ellas lo darán todo de sí por sí mismos para convertir el proyecto en algo genial, no tanto por lo que van a “ganar”, sino porque no se imaginarán estar en otro lugar.

Su código moral les hará dar el máximo para conseguir una empresa excelente, y mayores incentivos económicos no van a variar su energía, su dedicación y su compromiso.

Efectivamente, el salario y la compensación es importante, pero su propósito no debería ser obtener el comportamiento adecuado de las personas incorrectas, sino el tener a las personas correctas en el proyecto, y mantenerlas en el mismo.

Págales lo correcto y razonable, y tú y ellos os olvidareis del tema.

¿O sigues creyendo que, a partir del nivel adecuado, cuanto más pagas mejores resultados obtienes de la gente?

¡Venga, anímate y danos tu opinión en los comentarios!

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>