profesionalizar pyme agroalimentaria

Por José María Garrido

0 Comentarios


Tienes un buen producto, y las ventas van bien, pero hay algo que te dice que eso no es suficiente…

En este mundo tan cambiante, competitivo y globalizado, con frecuencia te sobreviene la incertidumbre de si la forma que conoces de gestionar tu empresa es la más adecuada.

Los clientes, a pesar de estar satisfechos con tu producto, cada vez son más exigentes, y te enfrentas a una necesidad de crecimiento que no sabes cómo abordar de forma ordenada y controlada.

Llevas sobre tus espaldas el peso de asegurar este proyecto empresarial que tanto amas, pero a veces dudas de si serás capaz de hacerlo.

Diriges la empresa por instinto, o basándote en lo que aprendiste de tus antecesores, pero no tienes un modelo fiable a seguir.

Te faltan referencias, y darías lo que fuera por saber, de verdad, cómo se gestionan esas empresas que tanto admiras; no sabes muy bien qué significa jugar en el terreno empresarial como un profesional.

Eres consciente de que el método tradicional, a base de meter todas las horas del mundo, ya no sirve, y quieres vivir de una forma diferente a lo que has conocido hasta ahora.

 

La soledad del empresario

Te sientes solo ante la responsabilidad de desarrollar tu organización.

Tienes muchos proyectos en mente, pero desconoces la fórmula para afrontarlos sin hacerlo directamente tú mismo. Estás cansado de tener que estar pendiente de todo para que las cosas se resuelvan como a ti te gusta.

Darías lo que fuera por averiguar, de verdad, cómo se gestionan esas empresas que tanto admiras.

Tu gente es leal y trabajadora, pero te falta ese equipo cercano y con visión de futuro con el que realmente te sientas acompañado, y que te permita descansar mejor por las noches.

Mandan, pero no lideran. Llevan sus asuntos, pero lo hacen de manera individual e intuitiva, sin herramientas profesionales, y sin un auténtico espíritu de equipo. Y, como consecuencia, el ambiente que se respira en la plantilla es incierto.

A pesar de que las cosas siguen hacia delante, a veces sientes inseguridad y desorientación, y necesitas reforzar tu autoconfianza. Pero la soledad y la falta de referencias te lo impiden.

Sabes que, de seguir así, tu calidad de vida no va a mejorar, seguirás sin disfrutar de tu familia todo lo que deseas… e incluso temes que el futuro de tu negocio esté en riesgo.

 

El 95% de los empresarios Pyme agroalimentarios están igual que tú.

Pues, ¿sabes qué? Que no es culpa tuya.

Porque la inmensa mayoría de los empresarios agroalimentarios están en la misma situación que tú.

Lo sé muy bien por dos razones.

La primera, porque es lo que observo continuamente en mi trabajo actual. Da igual el estilo de dirección (más autoritario o más paternalista), el tamaño de la empresa, o la antigüedad de la misma. La falta de referencias y el desconocimiento de qué significa gestionar profesionalmente es la norma.

Y la segunda razón es más directa: lo sé porque nosotros también pasamos por ello.

 

Cuando en 1990, 5 navarros iniciamos desde «cero» nuestro proyecto, sabíamos muy poco de gestión empresarial.

Como todos, al principio nos concentramos en comprar, procesar y vender, además de «cuidar de los dineros», por supuesto. Nuestros únicos objetivos (… que no eran pocos) se centraban en:

  • conseguir clientes;
  • satisfacer sus necesidades;
  • reducir los costes, y
  • defendernos de la competencia.

procesobasico2Las encrucijadas se sucedían, las decisiones eran muy complejas, incluso dependíamos de créditos de bancos para pagar las nóminas… y el trabajo nunca tenía fin: las horas del día no eran suficientes, y los fines de semana prácticamente no existían.

Estábamos solos, descubriendo qué debíamos hacer sobre la marcha, con mucha inquietud, mucho esfuerzo y mucha prueba-error,

Nuestra travesía del desierto fue larga y dura. No sabíamos estructurar un Comité de Dirección, elaborar un Plan Estratégico o cómo poner orden en el lanzamiento de nuevos productos. Tratábamos de formarnos, de conocer qué hacían otros, o de buscar asesoramientos… que nunca nos llevaban a nada concreto.

Los clientes nos exigían, los bancos nos apretaban, y los empleados nos miraban con desconfianza.

Incertidumbre, dudas, desorientación. Inseguridad, agobio y cierto grado de angustia.

Hasta que fuimos conscientes de que disponíamos de unas bases sólidas que, al final, resultaron ser definitivas:

  1. Un Liderazgo emprendedor y colectivo, basado en un espíritu de auténtico equipo.
  2. Una Visión ilusionante y compartida por todos los miembros de la empresa.
  3. Una Cultura centrada en el respeto por el Producto y en el valor de las Personas.

 

Las bases de la gestión de éxito

Centrándonos en nuestro Propósito, nuestros Valores y nuestra determinación, fuimos descubriendo nuevos paradigmas de gestión, nuevas herramientas para la acción, y las políticas más adecuadas de movilización de nuestro personal. El Liderazgo, la Organización o la Comunicación pasaron a un primer plano de nuestro modelo de gestión del negocio.

Sin conocerla, es como si hubiéramos aplicado al pie de la letra esta inspiradora frase que Amancio Ortega, fundador de Inditex y 3ª fortuna del mundo, pronunció años más tarde:

“No vale la pena ser empresario solo para ser rico. Los negocios deben tener beneficios, pero lo beneficios deben tener un Propósito.»

Aprendimos a delegar, a realizar reuniones, a gestionar competencias. Con la máxima humildad, impulsamos el desarrollo de nuestros equipos y mandos, adaptamos herramientas de dirección y nos centramos en aprovechar todo el potencial que estaba a nuestro alcance.

 

Y pasamos de un producto inexistente, a la creación de una nueva categoría en el mercado.

De una pequeña planta de fabricación, a las 5 instalaciones en España.

De los 20 empleados iniciales, a las más de 1.500 personas.

Conseguimos un éxito indiscutible, rotundo y definitivo.

Trabajando muy duro, sí, pero lo que es más importante: con un orden que nos permitía disfrutar de nuestra familia y de nuestra vida.

¿Qué es el éxito? Éxito es vivir como uno desea.» Bertrand Russell

  • Entendimos que gestionar profesionalmente una empresa va mucho más allá del proceso básico de compra, procesado, venta y control financiero. Que hay muchos otros factores a tener muy en cuenta.
  • Que el Liderazgo, el Propósito y los Principios son elementos esenciales para generar una cultura de equipo que desate la motivación y el compromiso de nuestras personas.
  • Que sin conocimiento, competencias y herramientas es imposible aprovechar todo el potencial que se encuentra dentro de la organización.

 

Los 10 pasos para profesionalizar tu Pyme agroalimentaria, maximizar los resultados y mejorar tu calidad de vida

mentoring presencial infografia

 

 

#1 Lidérate a ti mismo para encontrar tu Propósito y averiguar quién eres, de qué estás hecho, y cuáles son las fuerzas que te mueven.

#2 Construye un Equipo de Dirección  integrado por directivos alineados y eficaces que te acompañen en la visión estratégica, la coordinación de los procesos, el control del negocio y el liderazgo efectivo.

#3 Establece y despliega una metodología para trabajar la Estrategia, adaptada a tu realidad y a la de tu empresa.

#4 Implanta un Modelo de Organización que aporte claridad competitiva y diferencial, con Procesos eficaces (…que consiguen lo que pretenden) y eficientes (…al menor coste).

#5 Desarrolla una Comunicación Interna pertinente, fluida y efectiva, el verdadero sistema circulatorio de tu organización.

#6 Define e implanta un sistema de Gestión de Personas que fomente el compromiso de los empleados.

#7 Despliega la ​Innovación sistémica y sistemática a lo largo y ancho de toda la organización.

#8 Establece una Responsabilidad Social Empresarial bien implantada y comunicada, que aumente tu imagen de marca.

#9 Construye el Cuadro de Mando (conjunto de indicadores clave) que os permita, a ti y a tu equipo, tenerlo todo bajo control.

#10 Implanta una dinámica de Gestión del Conocimiento para que que el Cambio forme parte integral de tu organización.

 

¿Sencillo? No.

¿Imposible? De ninguna manera

¿Necesario? ¡¡IMPRESCINDIBLE!!

Te juegas tu salud, tu calidad de vida y, lo que es más importante, el futuro de tu negocio.

El paso más complicado siempre es el primero. Y darlo sólo depende de tu propia decisión.
 
 

Acerca de José María Garrido


José María Garrido es el fundador de Fresh Mentoring y tiene como objetivo aportar todo lo que esté en su mano para el desarrollo de nuestro sector agroalimentario y, por lo tanto, de sus empresas. Para ello aplica su conocimiento y experiencia de 24 años como directivo en ayudar a sus empresarios y profesionales con conceptos y herramientas de organización y gestión que aumenten su valor y mejoren sus vidas.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>