El Directivo Operativo

Por JOSÉ MARÍA GARRIDO

Estas semanas estamos reflexionando sobre cómo debes pensar y actuar para hacer la transición desde tu situación actual como jefe de departamento a la de un auténtico directivo agroalimentario.

Hemos estado poniendo énfasis en el desarrollo de unas capacidades que te permitan mirar mucho más allá de tu área de responsabilidad.

Pero todos sabemos que la gestión de ese área que te han asignado requiere también de una serie de cualidades y actividades que son, sin duda, de extraordinaria importancia, y que suele ser muy a menudo el primer elemento por el que se mide nuestro desempeño profesional.

Así que vamos a ver qué debes hacer como directivo de tu área, en un momento.

Hoy reflexionamos sobre el Directivo Operativo.

 

Si quieres ser un buen directivo en el plano más operativo, es decir, en el de la gestión de tu área de responsabilidad, te invito a que tengas en cuenta y pongas en práctica la siguiente serie de actividades.

En primer lugar debes ser capaz de diseñar y desplegar la Estrategia del Área. Para ello tendrás que:

  • analizar la evolución y los impactos en la misma del entorno externo (el que afecta a tu actividad y a tu responsabilidad) y del entorno interno (la propia empresa);
  • construir tu propio DAFO del área, y
  • proponer las líneas estratégicas que lo desarrollen en el inmediato futuro.

El liderazgo de personas, esto es, de tus propios equipos, es imprescindible a la hora de ser un buen directivo operativo.

Deberás ser capaz de establecer las Políticas bajo tu responsabilidad, en coherencia con la cultura de la empresa y con su proyecto general.

Ser directivo operativo significa asumir la responsabilidad de la gestión de unos determinados Procesos, que llevan aparejados la elaboración y despliegue de los correspondientes procedimientos para las actividades recurrentes más importantes.

Unos procesos que tengan una serie de indicadores bien definidos y que te permitan conocer su desempeño (eficacia y eficiencia), corregir las desviaciones y plantear mejoras.

Porque un buen directivo operativo no sólo debe limitarse al control de las actividades recurrentes, sino que debe ser capaz de “romper” ese statu quo y plantear y fomentar la mejora y la innovación en su área de responsabilidad.

Finalmente quiero señalarte la imprescindible buena comunicación transversal con el resto de áreas de la organización, sobre todo con aquellas que sean proveedores y clientes internos, para gestionar coherentemente en colaboración con tus compañeros y tomar decisiones juntos.

  1. Estrategia del área;
  2. Liderazgo de personas;
  3. Políticas;
  4. Procesos, procedimientos e indicadores;
  5. Mejora e innovación, y
  6. Comunicación transversal.

¿Crees que me he dejado alguna importante?

Si es así te agradeceré que lo señales en los comentarios aquí abajo y hablamos sobre ello.

Acerca de José María Garrido


José María Garrido es el fundador de Fresh Mentoring y tiene como objetivo aportar todo lo que esté en su mano para el desarrollo de nuestro sector agroalimentario y, por lo tanto, de sus empresas. Para ello aplica su conocimiento y experiencia de 24 años como directivo en ayudar a sus empresarios y profesionales con conceptos y herramientas de organización y gestión que aumenten su valor y mejoren sus vidas.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>