Misión de un Equipo de Dirección

Por JOSÉ MARÍA GARRIDO

¡Dale al play para ver el vídeo 👆👆!

La Misión de un Equipo de Dirección es:

  • ser un equipo,
  • de líderes,
  • que ayuden de forma coordinada al CEO de la compañía:
    • a formular y llevar a cabo una estrategia coherente;
    • a cumplir los objetivos de la empresa, con visión global, y
    • a responder conjuntamente a los desafíos que se presentan en el negocio con decisión y prontitud.

Las palabras anteriores son de la máxima importancia, así que vamos a verlas con un poco más de detenimiento.

Equipo

Hoy en día las organizaciones están atiborradas del concepto “trabajo en equipo”, y al mismo tiempo las direcciones son ejemplo de personalismos, antipatías, zancadillas y posiciones enconadas.

La primera condición de un Comité de Dirección es que sea un EQUIPO, esto es, que todos sus miembros dejen al margen sus ambiciones y objetivos personales para poner todo su esfuerzo, capacidad y empeño a disposición de un concepto superior que es “lo mejor para el conjunto de la organización”.

Líderes

Ser directivo implica, por definición, Gestión de Personas. La capacidad de liderazgo significa disponer del arte de ejercer una influencia sobre las personas que permite incentivarlas (no presionarlas) para que trabajen en forma entusiasta por un objetivo común.

Es la función que ocupa una persona que se distingue del resto y es capaz de tomar decisiones acertadas para el grupo, equipo u organización que corresponda, inspirando (¡no simplemente aplicando el poder de su posición jerárquica!) a los integrantes de su equipo a alcanzar una meta común.

Estrategia

Un Comité de Dirección debe dedicarse a temas estratégicos. Como veremos más adelante, los asuntos operativos deben tratarse en foros diferentes. Por tanto, el directivo debe tener visión estratégica, o sea, la capacidad de analizar el entorno interno y externo más allá de lo evidente para realizar propuestas que mejoren la competitividad de la empresa.

Visión global

Aunque parezca una contradicción, en una mesa de dirección no deberían sentarse “los directores de…” Producción, el Director Comercial, el de Compras, etc.).

Ante una reunión de este tipo deberían dejar su gorro operativo en la puerta y quedarse con su parte de directivo, a secas.

Despojado de sus apellidos, lo que le queda es su visión global, o ser capaz de elevarse desde su posición operativa y visualizar la organización como un sistema complejo, con todos sus elementos inter-relacionados. Eso es lo que le posibilita a realizar propuestas de acción que beneficien al conjunto.

Respuesta conjunta

Finalmente, y como consecuencia de todo lo anterior, las respuestas a los problemas, los retos y los desafíos del negocio deberían darse de manera conjunta.

En el seno de un CODIR se puede y se debe discutir a fondo los diferentes puntos de vista, pero las decisiones tomadas se llevan adelante sin fisuras entre sus miembros.

 

Creo que lo que te he expuesto hasta ahora tiene el suficiente calado como para dejarlo aquí por el momento.

Te recomiendo que reflexiones sobre todo lo anterior, y si quieres transmitirme tus ideas o incluso hacerme preguntas, ya sabes que tienes a tu disposición la sección de comentarios de más abajo.

Acerca de José María Garrido


José María Garrido es el fundador de Fresh Mentoring y tiene como objetivo aportar todo lo que esté en su mano para el desarrollo de nuestro sector agroalimentario y, por lo tanto, de sus empresas. Para ello aplica su conocimiento y experiencia de 24 años como directivo en ayudar a sus empresarios y profesionales con conceptos y herramientas de organización y gestión que aumenten su valor y mejoren sus vidas.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>