Por José María Garrido Juango

0 Comentarios

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Artículo anterior
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Artículo siguiente

¿Qué es ser emprendedor y qué es ser empresario?

¿En qué momento un emprendedor se convierte en empresario?

¿Y qué es lo que tienen muy claro todos los empresarios de nuestro sector agroalimentario?

Hablamos de todo ello en un momento.


Una persona con un conocimiento sobre una materia concreta.

Un día le surge una idea que puede suponer una ventaja competitiva en el mercado de cara a un cliente. Cuando esa persona toma la decisión de llevar esa idea a la práctica y pon en marcha su proyecto, surge la figura del emprendedor.

Cualquier emprendedor alimentario sabe que tiene que

  • conseguir materias primas
  • transformarlas para aportarles un determinado valor y convertirlas en ese producto…
  • que va a entregar a un cliente al que previamente ha conseguido vendérselo

Pero en el momento en el que el emprendedor es consciente de que no puede llevar a cabo todas las actividades él solo es cuando toma la decisión de empezar a contratar personas: alguien para vender, alguien para comprar, alguien para llevarle la fabricación, alguien que le lleve la administración y las cuentas…

En el momento en que el emprendedor empieza a contratar otras personas es cuando aparece la figura del empresario.

Todo empresario agroalimentario sabe que

  1. tiene que conseguir nuevos clientes;
  2. satisfacer sus necesidades;
  3. reducir los costes para ser más competitivo, y
  4. defenderse de la competencia.

Pero ciertamente la gestión empresarial no es ni mucho menos tan sencilla como todo esto, ¿verdad?

Porque ¿cuál es tu situación? ¿cuál es tu realidad?

¿Cuáles son las principales dificultades que tienes para llevar adelante y gestionar tu proyecto empresarial?

Y en cualquier caso debes saber que yo siempre voy a escucharte si quieres llamarme para que hablemos de ello.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>