Ilusión profesional

Por José María Garrido

0 Comentarios


Carta abierta a un/a profesional desorientado/a (y III)

 

Pues sí, aunque no lo creas, lo que ha ocurrido es posible, y tú mismo/a lo has comprobado.

 

Te iniciaste profesionalmente en una organización de oportunidades abiertas, respetuosa con la persona, en donde era posible la conjunción de los intereses individuales con los colectivos, fundamentalmente porque aquéllos eran escuchados y, sobre todo, tenidos en cuenta. Donde las jerarquías estaban asumidas porque merecían respeto, ganado de abajo a arriba, y no como resultado de una posición de poder en el organigrama, y en donde las responsabilidades, cada una a su nivel, eran compartidas. Por eso trabajabas en ella con orgullo de pertenencia y sentimiento de enriquecimiento profesional.

Hoy la ves como una organización eficientemente mediocre, anónima, gris y emocionalmente plana, y en cuyo seno ya no tienes nada claro cuál es la actitud correcta a seguir. Te despistan las sonrisas huecas, la conversación de pasillo, la falta de claridad y transparencia, la sensación del riesgo continuo de puñalada por la espalda; la decepción por observar que el medrar a costa de lo que sea y quien sea se ha instalado. Y el comprobar cómo los que controlan la situación no demuestran suficientes dotes para el cargo. Mientras tanto tú vas quedándote al margen de la información, de las decisiones y de la relevancia.

Trabajas en una Empresa Sin Alma.

 

Siempre he pensado que lo importante en la vida es ser feliz. Si has decidido encogerte, hacer que tu carrera profesional pase a ser algo secundario, y mantener un salario meramente alimenticio porque “hay otras cosas más importantes en tu vida”, ¡adelante, sigue así!. Pero si lo haces porque las circunstancias han venido así, o porque no tienes otro remedio, y en realidad te gustaría seguir cultivando tu carrera profesional… REACCIONA!!.

¿Cómo? Te lo voy a explicar en tres apartados.

 

Quienes dirigen las organizaciones se centran en sus intereses, no en los vuestros

Los dirigentes de una empresa la gestionan como creen más conveniente. De la misma forma que lo primero que tú buscas con el trabajo es ganar dinero, las empresas se crean también para ganar dinero. Y así como tú, además del sueldo, tienes otras necesidades que te gustaría cubrir con el trabajo, la empresa puede decidir las estrategias y las políticas que crea conveniente para alcanzar su meta. Nadie les puede negar el derecho a cambiar cuando lo estimen conveniente. Por eso, hay una cosa cierta: cuando te decían “esta empresa siempre será así, lo importante es el proyecto común”, etc. etc… no te decían algo cierto, o quien te lo decía se engañaba a sí misma. Quienes dirigen las organizaciones se centran en sus intereses, no en los vuestros.

Pero tú tienes el derecho de decidir lo que haces con tu vida. La empresa en la que trabajas tuvo un tiempo de gestión fuertemente humana, y eso a ti te gustaba; ahora hay una gestión monetarista, en la que la productividad y el marketing son los únicos valores reales. Pues, efectivamente, es lo que hay. O te adaptas (y mueres profesionalmente) o planificas tu cambio… para seguir con la ilusión de siempre.

Cambio de época

No es que estemos viviendo una época de cambios, sino un cambio de época profesional muy profundo, en muchos casos revolucionario, y que se acelerará mucho más en los próximos años. La crisis profunda que ha sufrido el mundo occidental en estos últimos años ha traído un cambio de paradigma. Ya nada será como antes, y el entorno del 2020 es el punto de no retorno.

  • 2020: Google estima que entonces casi toda la población mundial estará conectada a Internet; Microsoft dice que, para 2025, 5.000 millones de personas lo estarán a través de dispositivos móviles.
  • El 59% de los de los trabajos actuales estarán realizados por software, máquinas o robots en los próximos 20 años (Informe Banco ING). O sea, más despidos, más externalización, menos trabajo clásico/manual.
  • La transformación digital desplazará del mercado al 40% de las empresas actuales en los próximos 5 años.
  • En 2018 habrá 30 millones de trabajadores en paro que no volverán a conseguir empleo.
  • En el 2050, la media de edad de los europeos será de 52 años frente a los 37 actuales.
  • Se estima que en 2030, el 60% de la población activa será de la llamada generación Millennial, con unos parámetros de pensamiento radicalmente diferentes a los actuales.

 

Si quieres seguir donde estás, puedes hacerlo, aunque sabes que corres el riesgo de que te despidan cualquier día, en cuanto no seas útil. Pero ten en cuenta que, dado cómo se presentan las cosas, me temo que la idea de buscar otro trabajo “para toda la vida” no es realista en absoluto, en función de los parámetros que acabo de enumerarte.

¿Qué hacer? REINVÉNTATE!!

Adquiere mentalidad Knowmad

Construye tu Marca Personal

 

  • Cambiar radicalmente de mentalidad, y empezar a pensar como un knowmad, acrónimo de know (saber, conocer) y nomad (nómada), término creado por John Moravec«Saltar de un acantilado conlleva una emoción extraordinaria cuando lo decides tú. Nunca sentirás esa emoción si alguien te empuja»
  • Hacer caso a Tom Peters (The Brand You 50-Reinventing Work): empezar a reinventarte, trabajando una Marca Personal que genere “distinción, compromiso y pasión”.

 

Prepara tu propio proyecto: Yo, S.A.

A partir de aquí daré paso a lo que dicen los expertos.

  1. “Tú eres tu propio negocio. Has estado haciendo planes para otras personas, pensando continuamente en la empresa y en el trabajo, pero debes empezar a pensar en ti mismo. Si te imaginas como tu propia empresa, estarás constantemente evaluando tus habilidades, activos u objetivos, así como la forma de gestionarlos”. (Barry Pearson y Neil Thomas, autores de “Yo, S.A.”… que no te recomiendo porque está descatalogado)
  2. Tom Peters indicaba a los lectores de su libro que analizaran en qué eran diferentes al resto de las personas, para encontrar su auténtica propuesta de valor: “…quienes aspiran a tener marca deben preguntarse también cuáles son sus principales fortalezas, sus rasgos más notables y aquello en lo que pueden aportar valor.”
  3. “El presente/futuro del trabajo pasa por una ruptura de las carreras lineales, ascendentes, seguras y predeterminadas, para transformarse en una aventura laboral más disruptiva, en la que pasaremos por muchos estadios distintos (freelance, contrato, autoempleo, colaborador, emprendedor…). Las relaciones laborales para toda la vida, las carreras de fondo, se sustituyen por relaciones de noviazgo profesional más cortas, pero que bien entendidas y bien gestionadas pueden ser más fructíferas e incluso muy interesantes para ambas partes de la ecuación (empleadores y empleados)”, palabras de Raquel Roca, autora del libro Knowmads, los trabajadores del futuro, que te recomiendo vivamente.
  4. “En este momento, todo es diferente. Definitivamente, estamos solos y creo que es más urgente que nunca que los profesionales encontremos nuevas formas de buscarnos la vida. No va a venir nadie a salvarnos: ni el gobierno, ni los sindicatos, ni las empresas. Sólo hay una persona que puede ayudarte: TÚ. Ésta es la auténtica autoayuda. La de ser capaz de encontrar el modo de ganarse la vida con la profesión que decidas”. Una cita del libro Expertología, del maestro Andrés Pérez Ortega. Con este libro, y de otros entre los muchos y buenos profesionales en la materia que hay en España, puedes empezar las bases de la creación de tu Marca Personal. Eso sí, no creas que es cuestión de secretos inútiles, recetas mágicas o pasar mucho rato en las Redes Sociales; se trata de método, proceso, trabajo, mucho esfuerzo y mucha coherencia.

 

ANTES (…y todavía ahora), en un mundo estable y más o menos predecible, las cosas funcionaban más o menos así:

  • Uno estudiaba fuerte durante un tiempo para ser «una persona de provecho» (papá y mamá dixit), lo que significaba…
  • … encontrar UN buen trabajo en UNA buena empresa… a poder ser para toda la vida. Cuanto más tiempo en esa empresa, mejor.
  • La empresa tenía (y tiene) el control exclusivo. Simplificando, sus políticas podían ser tayloristas clásicas (enfoque a la productividad y el resultado), o tener en cuenta la Jerarquía de Necesidades de Maslow y aplicar políticas para fomentar el compromiso del empleado.
  • Uno simplemente era receptor de esas políticas, se encontraba a disposición de las decisiones de la empresa, incluyendo su futuro. Y uno, en el fondo, esperaba (temerosamente) mantenerse en el puesto de trabajo, es decir, agradecía a la empresa que no lo despidiera.

EL FUTURO (¡ya presente!). Las cosas empiezan a ser muy distintas. La clave está en el Conocimiento y el Talento, que es inteligencia triunfante: «poner en valor lo que una persona sabe, quiere y puede hacer», según José Antonio Marina) y en la consciencia del mismo por cada profesional. Para eso es necesario un cambio radical de conciencia.

  • En esta nueva era, el Talento va a ser más escaso que el Capital (“del Capitalismo al Talentismo”). En un mundo empresarial en el que no hay talento para todos, ser un imán de talento es prioritario para las organizaciones. El encaje cultural entre el/la profesional y la cultura y valores de la empresa es un reto para la mayoría de las compañías. Una empresa de futuro se define por un aprovechamiento óptimo de su gestión del desempeño, por la gestión de la carrera profesional y por una desvinculación de sus profesionales elegante (simple, digna, bien sistematizada).
  • Quien va a tener la sartén por el mango es el profesional, no la empresa.
  • El profesional debe ofertar su capacidad y conocimiento, pudiendo tener un solo cliente (contrato exclusivo por cuenta ajena), varios clientes al mismo tiempo, cambiar de cliente exclusivo, etc.

Es decir: consciencia del valor de uno mismo, proyecto propio (marca Personal) y mentalidad Knowmad.

 

Tú decides.

Y ahora, ¿por qué no expresas tu opinión? Lo puedes en la sección de Comentarios, un poco más abajo . ¡Adelante!

 

Acerca de José María Garrido


José María Garrido es el fundador de Fresh Mentoring y tiene como misión contribuir al desarrollo de nuestro sector agroalimentario y, por lo tanto, al desarrollo de sus empresas. Para ello aplica su conocimiento y experiencia de 24 años como directivo en ayudar a sus empresarios y profesionales con conceptos y herramientas de organización y gestión que aumenten su valor y mejoren sus vidas.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>