futuro del trabajo agroalimentario

Por José María Garrido Juango

6 Comentarios

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"62516":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"62516":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"62516":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Artículo anterior
__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"89b00":{"name":"Main Accent","parent":-1},"f4f63":{"name":"Accent Dark","parent":"89b00","lock":{"saturation":1}}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default","value":{"colors":{"89b00":{"val":"var(--tcb-skin-color-0)"},"f4f63":{"val":"rgb(28, 40, 49)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"l":0.15,"s":0.27}}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"89b00":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45,"a":1}},"f4f63":{"val":"rgb(12, 17, 21)","hsl_parent_dependency":{"h":206,"s":0.27,"l":0.06,"a":1}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
Artículo siguiente

Hace unos días me hablaban de una situación vivida recientemente en un centro tecnológico agroalimentario de alcance nacional.

Se trataba de una reunión de intercambio de experiencias entre responsables de Recursos Humanos de distintas empresas de diferentes sectores (no sólo agroalimentario).

En un momento determinado, el responsable de RRHH de dicho centro tecnológico puso de manifiesto que “no encuentro profesionales con el perfil que necesito; creo que estoy buscando perfiles que no existen”. En este caso buscaba un/a ingeniero/a con sólidos conocimientos en programación informática, y que además tuviera una buena base en biología/tecnologías de los alimentos.

Pero, ¿existen realmente profesionales así? Mucho me temo que no, que ese tipo de super-hombres no existen. Y si lo hay, o bien es alguien que está muy lejos de poder ser contratado por ese centro tecnológico, o su dominio de todas esas disciplinas tan diferentes será tan flojo que, en realidad, no apretará lo suficiente en ninguna de ellas.

Pero lo cierto es que la necesidad existe, que esa institución necesita ese perfil, y sin ello no podrá acometer los proyectos/retos que tiene por delante.

Con todos mis respetos, creo que su enfoque es equivocado. Lo que en realidad debería buscar es:

  1. un buen informático, un buen ingeniero y un buen especialista en alimentos, es decir, tres personas, cada una con sólidos conocimientos en uno de los campos necesarios;
  2. que cada uno de ellos demuestre habilidades digitales básicas (trabajo en nube, redes, comunicación digital, TIC’s);
  3. que posean competencias afiliativas (capacidad de comunicación, trabajo en equipo, empatía) y posiblemente directivas (liderazgo, influencia), y
  4. que sean capaces (y estén dispuestos) a trabajar por proyectos, es decir, sin un contrato fijo y con salario ligado a resultados.

Esto sí que es posible encontrarlo en el mercado laboral, y a un precio asumible por el centro tecnológico. Aunque también necesitará disponer de líderes capaces de gestionar proyectos y personas de esas características…

La conclusión de toda esta introducción es que la nueva realidad global se impone con nuevas necesidades de talento. Y ante esa realidad

  • la empresa agroalimentaria debe re-aprender y rediseñar sus procesos clásicos de búsqueda y atracción de profesionales;
  • deben redefinir sus modelos de liderazgo, las características de «los jefes», su forma de ejercer el mando, y
  • los profesionales agroalimentarios deben prepararse también para esta nueva realidad del futuro del trabajo.

 

Pero, si te parece, vamos desgranando juntos todo este asunto.

El contexto global

Guillem Recolons, uno de los mejores profesionales de este país en Human Branding, nos trae algunos datos sobre la realidad inminente del trabajo en este reciente post.

Además de citar un documento de PWC titulado Work life 3.0, understanding how we’ll work next, en donde se pone de manifiesto la tendencia a la desaparición de la oficina como centro operativo de negocios, sobre todo destaca la magnífica infografía que aparece en un documento de EY titulado  When machines become workers, what is the human role? (¿Cuál es el papel de las personas en un mundo en que las máquinas serán trabajadores?)

futuro del trabajo

 

  • el 40% de los trabajadores será freelance en 2020 en los EE.UU. Contrataciones temporales por proyectos (Intuit 2020 Report: Twenty Trends that will Reshape the Next Decade (2010)).
  • Se perderán millones de puestos de trabajo (incluyendo ejecutivos) a causa de la machine economy (automatización de procesos, Machine learning, Inteligencia Artificial…) (World Economic Forum, The Future of Jobs Employment, Skills and Workforce Strategy for the Fourth Industrial Revolution (2016)).

 

Además de estas intrigantes cuestiones para el empresario agroalimentario:

  • ¿Qué nuevos modelos de negocio necesitará tu empresa?
  • ¿Qué tipología de líderes entrarán en el juego? (los cuellos blancos son y serán líderes de personas y equipos)
  • ¿Cómo pondrás tu fuerza laboral en su máxima eficiencia?

Y estas indicaciones para ti si eres profesional agroalimentario:

  • “La responsabilidad recae en cada persona a la hora de tomar el control de su desarrollo profesional” (Kelly Palmer), lo que, como bien indica Guillem, supone que, en general, las empresas dejarán de ocuparse del desarrollo de sus profesionales, pasando esa responsabilidad a ellos mismos.
  • Además de la afirmación de la consultora McKinsey de que los trabajadores que cuenten con las capacidades y el apoyo necesarios tendrán mayor facilidad para la transición a nuevos puestos de trabajo”, recordando de nuevo que esos puestos serán también en gran parte para freelances.

 

En esta línea, la propia Unión Europea ha identificado, entre otras, las siguientes competencias básicas a la hora de mantener nuestra empleabilidad:

  1. Comunicación eficaz en nuestra lengua materna
  2. Dominio de una lengua extranjera (sobre todo, inglés)
  3. Competencia digital
  4. Aprender a aprender (en la línea de la afirmación de Kelly Palmer)
  5. Sentido de la iniciativa y espíritu empresarial (actitud emprendedora)
  6. Competencia social y ciudadana

Pero, además, serán valiosos los perfiles híbridos que combinen  las competencias anteriores con inteligencia emocional, pensamiento crítico y creatividad. Las Humanidades también tienen su espacio en esta nueva era del empleo digital.

 

¿En qué situación te encuentras hoy?

Los profesionales del sector agroalimentario somos personas que amamos nuestra profesión, que en la mayoría de los casos la reconocemos como un trabajo vocacional.

Ya desde los estudios universitarios (si no antes) queremos ser profesionales agroalimentarios, y nos preparamos con la máxima ilusión para ello. Somos conscientes de la importancia que tiene la alimentación para las personas, de cómo los alimentos juegan un papel fundamental en la vida de la gente. Por eso queremos aportar nuestro esfuerzo en este sector, y el que los consumidores se sientan seguros y felices con las cosas del comer se convierte en el sentido profesional de nuestras vidas.

Pero, al mismo tiempo, esa ilusión se desvanece con rapidez cuando nos enfrentamos a la realidad de actividades poco valoradas, culturas empresariales poco evolucionadas, limitaciones en nuestro campo de actuación, falta de progresión profesional, imposibilidad manifiesta de alcanzar puestos de dirección, etc.

¿Eres un profesional de la Calidad poco valorado?

¿Tu trabajo como técnico de I+D es considerado poco relevante?

¿Sientes que nadie en tu empresa se preocupa por tu formación y desarrollo?

¿Tienes inquietudes de crecimiento profesional pero no sabes hacia dónde encauzarlas?

¿Qué tipos de jefes tienes?

¿Quieres cambiar la cultura de tu empresa pero te encuentras con respuestas del tipo «aquí las cosas siempre se han hecho así»?

¿Qué puedes hacer?

 

Con todo lo que hemos visto hasta aquí sobre el futuro del trabajo, ya deberías tener perfilado el cóctel que necesitas, ¿no?

 

Tu futuro como profesional agroalimentario

1.- Autoconocimiento

Debes empezar por el principio, y el principio eres tú mismo.

Debes averiguar quién eres, de qué estás hecho, y cuáles son las fuerzas que te mueven en este mundo tan complejo.

Es el primer paso, básico, para iniciar este camino.

Porque vas a necesitar toda tu fuerza, toda tu energía y todo tu tesón.

PERSONA: ¿Quién soy?

  • Qué me motiva
  • Qué me mueve

CAPACIDADES: ¿Cómo soy?

  • Mis fortalezas, mis debilidades

PROPÓSITO: ¿Qué quiero?

  • ¿Qué quiero hacer profesionalmente?
  • ¿Cuáles son mis sueños?
  • ¿Cuáles son mis objetivos?

2.- Competencias digitales básicas

Sobre este tema puedes encontrar decenas de definiciones. Pero aquí te dejo las 8 competencias digitales básicas enunciadas por Roca Salvatella, una de las mejores firmas de transformación digital de este país.

  1. Conocimiento digital: Capacidad para desenvolverte profesional y personalmente en la economía digital.
  2. Gestión de la información: Capacidad para buscar, obtener, evaluar, organizar y compartir información en contextos digitales.
  3. Comunicación digital: Capacidad para comunicarte, relacionarte y colaborar de forma eficiente con herramientas y en entornos digitales.
  4. Trabajo en red: Capacidad para trabajar, colaborar y cooperar en entornos digitales.
  5. Aprendizaje continuo: Capacidad para gestionar el aprendizaje de manera autónoma, conocer y utilizar recursos digitales, mantener y participar de comunidades de aprendizaje.
  6. Visión estratégica: Capacidad para comprender el fenómeno digital e incorporarlo en la orientación estratégica de los proyectos de tu organización.
  7. Liderazgo en red: Capacidad para dirigir y coordinar equipos de trabajo distribuidos en red y en entornos digitales.
  8. Orientación al cliente: Capacidad para entender, comprender, saber interactuar y satisfacer las necesidades de los nuevos clientes en contextos digitales.

3.- Competencias de gestión empresarial agroalimentaria

Te listo a continuación las que considero más relevantes:

  1. Seguridad Alimentaria, APPCC y trazabilidad
  2. Gestión de Proyectos
  3. Responsabilidad Social Empresarial (RSE)
  4. Desarrollo de Nuevos Productos
  5. Mejora continua. Mejora incremental
  6. Plan Estratégico
  7. Cuenta de Explotación o de Resultados
  8. Sistemas de Gestión
  9. Gestión de Procesos
  10. Gestión de personas: LIDERAZGO

Ya te hablé de estas competencias hace tiempo en los posts ¿Sabes cómo transformarte en un super-profesional agroalimentario? parte III y parte IV. Allí puedes encontrar más información sobre ellas.

 

El talento

Una definición que me gusta es la que dice que  “Talento es poner en valor lo que uno sabe,  quiere y puede hacer en el contexto adecuado” (Juan Carlos Cubeiro).

Si la ponemos en relación con todo lo anterior, sería algo como lo siguiente:

Querer: Tu propósito, tu sueño, tu meta… a partir de tu autoconocimiento.

Saber: Asumir de una vez por todas que tu desarrollo profesional depende exclusivamente de ti mismo, y más en el entorno actual en el que asistimos a una democratización del conocimiento, siendo más fácil que nunca el acceso a la información. Ya no hay excusas cuando las plataformas formativas se han multiplicado de manera exponencial conectando talento y difundiendo contenido de valor a costes impensables hace tan solo unos años.

Poder: El poder de pasar a  la acción y de estar en un contexto que permita el despliegue  de tus mejores cualidades. Por eso no te sirve cualquier empresa para trabajar. Debes sentirte comprometido y conectado, y eso sólo se consigue básicamente cuando hay una coherencia de valores y un encaje tuyo con la cultura empresarial (la forma de hacer las cosas en una organización que la diferencia del resto).

 

Piénsalo bien… y ponte en acción.

Por mi parte, seguiré trabajando en este blog para facilitarte ese camino.

  • El ecosistema digital agroalimentario está obligando a repensar los procesos desde todo tipo de vista: el agromarketing, el desarrollo de marca, la gestión del cliente, comunicación interna, proveedores, investigación de mercados, los procesos de internacionalización e innovación, la formación de los recursos humanos y un largo etcétera.

    Los profesionales que están inmersos y sostienen el sector, tienen el desafío de entender, formar parte y potenciar las herramientas digitales para incrementar la rentabilidad empresarial.

  • Yo también soy un profesional del sector agroalimentario por vocación, desde pequeño siempre estuve interesado por la alimentación. En mi caso me formé como ingeniero agrónomo por tanto no solo con una parte facultativa del tema sino con un componente técnico/productivo importante, después le sumé el insumo de la gestión con un MBA. En mi trayectoria me he encontrado muchos casos como el que expresas, identificar funciones y responsabilidades con solo un perfil. Seguramente el tema viene provocado por la tipología de empresa agroalimentaria que tenemos en nuestro país, digo la mayoría, familiar, con liderazgo personal muy acusado, demasiado cerca del sector primario, con visión reducida de la cadena de valor, con nivel medio formativo escaso… siempre hay excepciones y es bueno destacarlas y que sirvan como ejemplo de como se pueden hacer las cosas de otra manera (innovar). Todo requiere su tiempo si bien es cierto que se necesita acelerar y que el proceso adaptativo sea diligente, con convencimiento y rápido para poder ser competitivo sino …. nos quedaremos siempre lamentando aquello que no hicimos o la escasa apuesta que hace la Administración por el sector. Como bien dices, construyamos entre todos!!!

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >