Analfabetismo

Por José María Garrido

0 Comentarios


De manera totalmente inesperada, el pasado domingo recibí varios RT (retweets) a mensajes de esos que crees que no interesan a nadie, hechos por cuentas (o sea, personas) desconocidas para mí y, a la vez, muy atractivas. He empezado a seguirles, por su puesto.

Esos RT me han impulsado a hacer una especie de recapitulación de estos últimos meses, desde la salida de mi empresa en Enero pasado, y que quiero compartir contigo.

 

Hace tan sólo unos años yo era un directivo al uso : burgués, poderoso, seguro, orgulloso de mi mismo, con mente y cuerpo dedicado a mi empresa, y, como decía en un post anterior, instalado en una zona de confort de libro. Sí, me proporcionó un aprendizaje, un conocimiento,  una experiencia y un desarrollo profesional valiosísimos, y que hoy son un gran tesoro para mí. Pero, al mismo tiempo, y con la perspectiva que me va dando la distancia, soy consciente de que yo era un auténtico analfabeto, con unas orejeras de burro que no me permitían mirar a los lados. A esos maravillosos 360º que tenemos a nuestro alrededor, y a ese espléndido interior de cada uno, rico y con enormes posibilidades de exploración. Yo, y muchísimos otros como yo, embutidos en un corsé, metidos en un bunker de hormigón, con algunas mirillas al exterior, que te dan una visión de la realidad parcial y sesgada. Una situación pasmosamente frecuente en la mayoría de las empresas.

Estoy viviendo la aventura del redescubrimiento y la ilusión de la reinvención. Estos son, muy resumidamente, los elementos básicos de este renacimiento.

 

Analfabeto digital

Hace tan sólo 12 meses yo era un analfabeto digital… con la gravedad y el riesgo que ello supone en estos tiempos. Google para sacar billetes de avión y reservas de hoteles. Una bandeja de e-mails siempre repleta. Un Smartphone para llevar la agenda, consultar la previsión del tiempo, estar siempre localizable… y tratar de ir vaciando esa inevitablemente rebosante bandeja de entrada. Bueno… y para seguir las chorradas de los amigos en el chat del guasap.

Nunca chateé con Colón acerca de las sensaciones que él tuvo al descubrir América, pero creo acercarme a sus sentimientos cuando pienso en lo que supuso para mí el descubrimiento de dospuntocerolandia (¡me encanta esta denominación de @marcapersonal!). Como no pretendo adentrarme más en este asunto tan evidente, te dejo aquí un muy afinado post de @elenaarnaiz sobre qué supone Twitter para ella. Por mi parte no es necesario añadir nada más. Bueno, sí: allá por el mes de Abril tenía pensado abrir una web estática; hoy, este blog es una de las herramientas esenciales de mi proyecto y de mi actividad profesional.

 

Marca Personal

Otro descubrimiento de un concepto tan evidente, que parece mentira que una masa tan enorme de gente no lo conozca y no lo empiece a aplicar de manera inmediata. Sobre este concepto y mi punto de vista sobre el mismo ya escribí este otro artículo. Solo añadiré que poner en práctica la reflexión sobre uno mismo, la definición de tu estrategia, la estructuración de tu proyecto, o el establecimiento de las líneas de acción, se han convertido en la columna vertebral de mis actividades, sobre la que pivota todo lo demás.

 

La gestión de contactos

O sea, el Networking. Otra realidad de una potencia gigantesca, habitualmente despreciada y mal enfocada desde las posiciones dentro de la empresa.

En un momento determinado estuve siguiendo una serie de sesiones sobre estrategias para la búsqueda de empleo (aunque nunca tuve intención de volver a trabajar por cuenta ajena, dichas sesiones me aportaron interesantes herramientas para la acción). Un día, uno de los asistentes un grupo anunció el esperado “¡¡He conseguido un empleo!!”. En aquel momento tan importante sólo nos dejó una recomendación: “¡Cuidad siempre de vuestra red de contactos!» Su nuevo trabajo le había llegado a través de un conocido, y nos dijo cómo, en los momentos difíciles, había reflexionado con su mujer sobre la poca importancia que se le da a este asunto cuando se está en la confortable posición de empleado.

Un amigo, importante directivo de empresa, me dijo hace tan sólo unos meses: “No atiendo mi cuenta de LinkedIN; sólo me contactan parados y headhunters” (??).

Yo también fui uno de estos que, sumido en la ignorancia y en la soberbia, casi despreciaba la actividad del fomento del contacto, considerándola una pérdida de tiempo; asistía a eventos, congresos y conferencias intentando que se me viera lo menos posible para evitar a los pelmazos.

Pero aquí estoy hoy: registro de contactos, análisis de la situación de cada uno de ellos, búsqueda de la forma de ayudar a cada uno, análisis de la POTENCIA de mi red, estrategia de consolidación y crecimiento…. (¡gracias @pinobethencourt por tu “El éxito en seis cafés”).

 

Consciencia de la nueva realidad global

Un mundo y una economía definitivamente globalizados, una digitalización imparable, una crisis radical, que ha desmontado tantas cosas. Un nuevo paradigma. Un cambio de época que ya está aquí. Para la empleabilidad, para los trabajadores, para las empresas, para los profesionales, para el modelo productivo… para la vida en su conjunto.

La media de edad europea será de 52 años en el 2050, frente a los 37 actuales; la irrupción laboral y económica de los todavía llamados países emergentes; la generación millennial, que será el 66% de la población activa en 2033, con sus valores, talentos, ideales y pretensiones. La industria 4.0: el 47% de los empleos actuales serán sustituidos por máquinas, software y robots en 20 años. Por no hablar de los extraordinarios movimientos migratorios actuales, o el calentamiento global haciéndose cada vez más presente.

Pero para que todo no resulte tan tenebroso, te recomiendo este post de mi amigo @JoanClotet, que es como un disparo de humanidad en medio de este horizonte ciberinflacionado.

Del empleo por cuenta ajena a la prestación de servicio externa; de la contratación fija a la contratación de proyectos a autónomos; del empleado al freelance. Del Capitalismo al Talentismo (oferta de capital, demanda de talento); de la empresa para toda la vida al knowmad.

Se atribuye a Albert Einstein la siguiente frase: “La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progreso”. Y a Paul Romer esta otra: “Una crisis es algo que no se puede desperdiciar, pero que exige cambio”.

¡Hala!

 

Formación continua… toda la vida

Cuando yo ya andaba bien metido en los cuarenta, mi querida madre solía preguntarme: “Hijo mío, ¿cuándo vas a dejar de estudiar?”. “Lees muchos libros de japoneses”, me decían mis amigos en los 90’s.

Afortunadamente siempre he tenido inquietud por el estudio y el aprendizaje. Descubrir nuevos conceptos, y tratar de desarrollarlos y aplicarlos, ha sido siempre una parte inherente a mi forma de entender la vida. Pero es que eso ya no debe considerarse una virtud, sino una necesidad ligada a la propia supervivencia profesional. La velocidad a la que se mueve el conocimiento hoy en día es tal, que ya se está diciendo que lo que un universitario aprende en su primer año de carrera se ha quedado obsoleto al terminarla…

En esta nueva época de mi vida me he reencontrado con el aprendizaje. Herramientas TIC y RRSS, manejo web, SEO/SEM, blogs, vigilancia tecnológica. Nuevos contactos con nuevas ideas, conferencias y seminarios, cursos, webinars, videos, postcads. Conversaciones con profesionales para conocer sus puntos de vista; con jóvenes emprendedores, cargados de ilusión y energía. La lectura de un libro (ensayo, no de ficción) cada 15 días.

Toda una fuerza imparable abierta a tu captación, análisis y puesta en valor. Un tsunami que se seguirá extendiendo… de ahora en adelante, siempre.

Porque hay que ser muy bueno (¡el mejor!), en algo (especialización), pero además hay que saber un poco de todo. Desarrollo excelente de tu talento principal, aprendizaje de muchos conocimientos satélite. Es lo que toca: nada menos que el Modelo Renacentista.

 

El entorno inspirador: Cambridge-UK

Siguiendo los consejos de un buen amigo, en el mes de Julio de este año me desplacé con mi familia a Cambridge-UK para una estancia de 6 meses. Esta ciudad se ha convertido en el entorno perfecto para establecer mi taller para la reinvención. 125.000 habitantes, 40% estudiantes, donde uno de cada cuatro habitantes de la ciudad (incluidos nosotros) usa la bicicleta para desplazarse.

Historia, colleges, ciencia, técnica, artes, tradición, innovación (en estos momentos, uno de los lugares de mayor intensidad creativa del mundo occidental). Un ambiente totalmente abierto al foráneo; amabilidad, frescura y juventud entre edificios centenarios. Parques interminables de un verde casi insultante para un español. Atravesándolos, el río Cam, navegado por apacibles punters por The Backs, o por enérgicos/as rowers en cualquier otra parte de la ciudad.

Mill Road, Green Street, Market Street…

Manzana
Newton’s apple tree son at Trinity College chapel corner-Cambridge

Una oferta cultural invencible: conciertos de música clásica en la King’s College Chapel, la Trinity Chapel o el Botanic Garden; Shakespeare en Saint John’s Gardens o conferencias en el Old Divinity School. The Festival of Ideas, Cambridge Jazz Festival, Camb Folk Festival, Summer Music Festival. Cafés íntimos o pubs con tradiciones centenarias; rincones, calles para pasear y descubrir.

¿Hablamos de inspiración? Por tener, tienes hasta dos hijos del famoso manzano, que (dicen…) inspiró la Ley de la Gravedad a sir Isaac Newton. ¡Ah!… y el reconocido como “mejor inglés hablado de todo el Reino Unido”.

En fin, tal como decía un tweet que fijé unos meses: “Move to Cambridge. A wonderful town to think, reflect, be inspired and… enjoy! #LoveCambs”.

 

¿Alguna conclusión?

No sé si este post te habrá servido de mucho, o siquiera de algo. Pero sí te digo que mi optimismoque no deja de ser más que un estado mental, lo estoy convirtiendo en una actitud ganadora, que es un comportamiento, y que ya estoy aplicando.

Termino con lo que @raimonsamso llama las tres paradojas del emprendedor:

  1. Para ganar dinero, olvida el dinero: céntrate en SERVIR.
  2. Para triunfar, olvida triunfar: céntrate en DISFRUTAR.
  3. Para actuar, olvida el resultado: céntrate en el PROCESO.

Y yo añado: y mucho, mucho trabajo.

Pues eso.

Imagen: Freepick.es

Acerca de José María Garrido


José María Garrido es el fundador de Fresh Mentoring y tiene como misión contribuir al desarrollo de nuestro sector agroalimentario y, por lo tanto, al desarrollo de sus empresas. Para ello aplica su conocimiento y experiencia de 24 años como directivo en ayudar a sus empresarios y profesionales con conceptos y herramientas de organización y gestión que aumenten su valor y mejoren sus vidas.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>