equipo

Por José María Garrido Juango

0 Comments


Entrada dedicada a mis queridos compañeros del #IMTeam.

 

Supongo que estarás de acuerdo conmigo si afirmo que la palabra “EQUIPO” tiene una especie de magia especial.

En los últimos años, todo el mundo la utiliza, y sin duda podemos decir que está de moda.

Pero también es cierto que, en la mayoría de las ocasiones, existe una cierta confusión a la hora de referirse a este concepto, y eso es debido a que, como cualquier palabra compleja, detrás de ella hay una rica paleta de matices y significados.

Sin ir más lejos, recientemente he tenido una interesante conversación a raíz de esta publicación en Linkedin en la que, como digo, traíamos a colación el término “Equipo” mezclando algunos de esos significados.

¿Te apetece que veamos algunos de esos diferentes significados, para empezar a aclararnos un poco?

¡Pues vamos a ello!

 

Qué es un Equipo

Cuando estamos sentados en una sala de cine, los que estamos allí NO somos un Equipo.

Los asistentes a una conferencia o a un congreso NO son un Equipo.

Incluso los alumnos de una formación tampoco son un Equipo… al menos al principio de la misma.

Un Equipo no es un grupo de personas.

Un Equipo es “un pequeño número de personas” (sí, pero…)

  1. con habilidades complementarias;
  2. comprometidas con un propósito común, y
  3. un enfoque por el que se sienten solidariamente responsables.

La primera característica (habilidades complementarias) es deseable, pero las dos últimas son imprescindibles para que exista el Equipo real.

Un Equipo debe tener unos objetivos comunes a todos sus integrantes, y todos sus integrantes, de una u otra forma, con mayor o menor nivel de responsabilidad, son co-responsables del funcionamiento, desempeño y resultados del Equipo.

En este blog hay diversos contenidos relativos a los equipos basados en las propias experiencias que yo mismo he vivido, así que puedes:

Y si todavía quieres más, simplemente puedes pinchar en este etiqueta.

 

Organización de un equipo

Los equipos pueden formarse con un objetivo de perdurabilidad en el tiempo porque desarrollan procesos estables (por ejemplo, el “equipo de Marketing” o el de «RRHH”, o incluso el “Equipo de Dirección”), o pueden ser “ad-hoc”, esto es, que su conformación se realiza para abordar un proyecto, y el equipo como tal desaparece cuando el proyecto termina.

Desde el punto de vista organizativo, los equipos siempre cuentan con un responsable, jefe, líder, o como queramos llamarlo al que el equipo reporta en sus actividades… independientemente de que ese responsable intervenga o no (equipos autónomos) en las actividades propias del equipo.

Finalmente, los equipos tienen integrantes. Éstos pueden ser de similares o diferentes niveles jerárquicos dentro del organigrama (sobre todo cuando son equipos de proyecto o”had-hoc”) pero, desde el punto de vista del equipo en cuestión, todos sus miembros son iguales en cuanto a nivel de relación, y lo importante ahora son los roles que cada uno juega dentro del equipo.

EQUIPO significa entender que el enemigo está afuera. Clic para tuitear

Pongamos un ejemplo. Tenemos un problema informático gordo que lleva años produciéndose y que queremos resolver en un plazo máximo de 6 meses. Se decide abordar un proyecto de resolución de ese problema y que el Jefe de Proyecto sea un Técnico Informático.

Este técnico decide formar un equipo de proyecto (“ad-hoc”) con un directivo, 3 mandos intermedios y  2 operarios.

A pesar de que en el equipo hay un directivo, el líder de ese equipo es el Técnico Informático, e independientemente de las responsabilidades habituales que los integrantes tienen en la organización, en el seno de ese equipo son “miembros”, y por lo tanto iguales o similares, y desde ese punto de vista cada uno tendrá asignadas unas responsabilidades específicas en ese equipo, en función de sus conocimientos, competencias y habilidades, no en función de su posición jerárquica en la organización.

 

El tan cacareado Trabajo en Equipo (competencia)

Cuando colocas en tu curriculum, o en tu perfil de Linkedin que “te gusta”, o que “eres muy bueno/a”, o incluso que “te apasiona” el Trabajo e Equipo… ¿sabes exactamente a qué te refieres?

¿Quieres decir que te gusta el colegueo? ¿Que siempre te has llevado bien con tu jefe? ¿Que eres muy amigo de tus amigos? ¿Que siempre estás ahí para darlo todo?

Para empezar, una primera cuestión: el trabajo en equipo se pone de manifiesto entre iguales o similares.

Es decir, el Trabajo en Equipo se pone de manifiesto entre los diferentes miembros del área de Marketing, o entre éstos y los del área de RRHH, pero el Jefe de Marketing o el Director de RRHH no juegan con su capacidad de Trabajo en Equipo ahí, sino con sus competencias en Liderazgo (Gestión de Equipos; lo veremos después): en relación a sus equipos, son los jefes del área, no son exactamente compañeros de trabajo.

Pero si el Director de RRHH es el directivo que forma parte del equipo del Técnico Informático de nuestro ejemplo anterior, junto a los 3 mandos intermedios y los 2 operarios, ahí es un miembro del equipo, y ahí SÍ que tendrá que poner en práctica su competencia de Trabajo en Equipo.

 

Entonces, ¿cómo podemos definir el Trabajo en Equipo?

Lo que debes preguntarte es lo siguiente:

  1. ¿Actúas para facilitar el trabajo del equipo del que formas parte?
  2. ¿Facilitas la cooperación entre personas de distintas áreas para la consecución de objetivos y resultados comunes?

 

Y una buena definición sería: “Orientar los intereses particulares hacia los intereses grupales y participar activamente en el funcionamiento del equipo al que pertenece, así como disponer de una permanente vocación de ayuda y colaboración con los demás en la consecución de objetivos comunes.”

 

Porque, ¿qué es tener mayor o menor capacidad de Trabajo en Equipo?

Te lo voy a definir ahora en base a 4 niveles:

1. Realiza la parte del trabajo que le corresponde.

  • Participa de forma reactiva en su equipo.
  • Mantiene los contactos necesarios para realizar su trabajo. Ayuda a sus compañeros cuando se lo requieren.
  • Acepta y realiza la parte del trabajo que le corresponde dentro del grupo.

2. Se integra en el equipo, valorando las aportaciones de los otros miembros del mismo.

  • Escucha activamente los razonamientos e ideas propuestas por los demás, valorando lo que se dice y por qué se dice.
  • Ayuda a sus compañeros de forma proactiva.
  • Coopera de forma reactiva con otras personas de la organización, aunque no necesariamente lleve a cabo alguna acción que permita reforzar dicha cooperación.
  • Comparte la información necesaria para el correcto funcionamiento del equipo.

3. Promueve la cooperación y contribuye a mejorar el ambiente y resultados del equipo

  • Comparte toda aquella información importante, relevante, o que puede resultar de utilidad para el equipo aunque no sea necesario compartirla.
  • Actúa para fomentar un buen clima en el equipo, facilitando la integración de nuevos miembros.
  • Actúa proactivamente en el equipo, actuando como un auténtico dinamizador del grupo.

4. Dinamiza y facilita el trabajo en equipo dentro del conjunto de la empresa.

  • Coopera con personas de otros equipos para responder a las necesidades de la Organización.
  • Actúa para fomentar un ambiente de trabajo agradable y espíritu de cooperación con otros equipos.
  • Propone acciones a emprender dentro de su ámbito de responsabilidad que favorezcan la cooperación con otros equipos y la consecución de resultados comunes.
  • Lidera y promueve la extensión del concepto de trabajo en equipo en la organización.

¡Ahora sí que puedes responder!: ¿Cómo andas de Trabajo en Equipo? ¿En qué nivel te sitúas, en base a tus comportamientos concretos?

 

Liderar a MI equipo: soy su jefe

Le empresa NO es una democracia, y por muy plana que sea una organización (cosa que yo apoyo) y por mucha libertad que haya para actuar (cosa que yo aconsejo hasta el límite posible), siempre existirá la necesidad de asumir una determinada responsabilidad en determinadas tomas de decisiones.

Eso exige una determinada jerarquía, y eso justifica la existencia de «jefes».

Siempre habrá un empresario o máximo dirigente ejecutivo, una determinada organización, y unos responsables de organizar, formar, asignar medios y dar orientación y sentido a los procesos y a los trabajos.

Por eso existen los equipos, y los responsables (coordinadores, jefes o líderes) de los equipos.

Y un líder DE un equipo también genera la cultura, la calidad y forma de la comunicación, la naturaleza de las relaciones, etc. etc. de ese equipo. Pero no trabaja en equipo con sus colaboradores: es el líder, algo mucho más relevante e importante para el equipo, y de una naturaleza diferente a las relaciones entre los integrantes del mismo.

Ser líder DE un equipo implica asumir la responsabilidad de la gestión de personas, es decir, a la gestión de tu equipo de colaboradores.

Hablando “en plata”, me refiero al ejercicio del mando, a la forma en la que utilizamos la posición que nos otorgan para gestionar a otros que dependen, también jerárquicamente, de nosotros.

Los análisis realizados en los últimos años en el ámbito de la Gestión de Equipos muestran la relación entre el ambiente que se respira en un equipo de trabajo y su capacidad para obtener resultados. En este sentido, los estudios demuestran que la consecución de resultados por parte de un equipo depende en un 40% del ambiente de trabajo que viven las personas que lo conforman. Así mismo, los expertos aclaran que el modo de dirigir del líder influye en un 70% en el ambiente del equipo.

Mi jefe, mis compañeros y yo formamos parte del mismo equipo, pero yo no trabajo en equipo con mi jefe. Podemos colaborar abiertamente, ser transparentes, casi colegas (es ahí donde se plasma la forma de ejercer el mando o el liderazgo)… pero el jefe tiene, y debe asumir, una responsabilidad que su colaborador no tiene, ni tiene por qué asumir… ni cobrar por ello.

 

Líder EN mi Equipo (del que formo parte)

Estamos hablando de mi participación en, por ejemplo, el equipo de proyecto que hemos visto en el ejemplo de antes. Independientemente de si soy el directivo, el mando intermedio o el operario, e independientemente de que el líder DEL equipo sea el Técnico Informático, yo puedo ser un líder EN ese equipo.

Ser líder EN un equipo es una competencia bastante más profunda que el Trabajo en Equipo que hemos visto antes, va más allá, y trasciende de ella, incorporándola.

Hablamos de cómo aplicar mi capacidad de liderazgo dentro de un equipo de iguales.

Un equipo es una unidad en sí mismo, que tiene vida propia. Se trata por tanto de entender la misión, los objetivos y las reglas de juego que tiene ese equipo, ver al equipo como un sistema complejo, o entender los roles que juega cada uno de los miembros del equipo en el propio equipo que, como ya hemos visto, es distinto de los puestos que ocupa cada uno en el organigrama.

 

Espíritu de Equipo (Valor)

Estamos hablando, ahora, de un Valor organizacional.

El que “en esta organización se trabaje con Espíritu de Equipo” significa, por ejemplo que la competencia Trabajo en Equipo está muy desarrollada en la mayor parte de sus integrantes.

Implica que los jefes y responsables actúan con un liderazgo efectivo, potenciador de las personas.

Que la Comunicación fluye de manera transparente, que la Dirección transmite información relevante, pertinente y a tiempo, y que se fomenta la Escucha activa, en las reuniones, en las actividades y hacia los colaboradores.

Que se ha establecido una organización plana, en base a Procesos o Proyectos, en la que el concepto de Cliente Interno está asentado y es relevante para la mayoría de sus integrantes.

Es entender y asumir que la empresa es un organismo complejo, con diferentes ámbitos y niveles de responsabilidad, pero que debe funcionar como un todo coordinado.

Comprender que si una de sus partes, cualquiera que sea, falla, el proyecto conjunto estará destinado al fracaso. Y ese proyecto conjunto, el bien de la empresa, se encuentra por encima del bien de las individualidades.

Es, en suma, tener siempre presente que “EL ENEMIGO ESTÁ AFUERA”.

 

 

Pues eso.

Que ya ves que, como te decía al principio, la simple palabra EQUIPO tiene muchas caras, muchos matices, pero todos ellos de gran relevancia para el buen funcionamiento, el progreso y el desarrollo de una organización empresarial.

Y aquí abajo, en los Comentarios, tienes la oportunidad de darme tu propia opinión o punto de vista.

¿Te animas Winking smile?

 

Entrada dedicada a mis queridos compañeros del #IMTeam.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>